Bodega H

La Bodega H se construyó justo después de la abolición de la Ley seca como una forma de empezar a envejecer bourbon de inmediato dada la gran demanda de alcohol existente tras su legalización. Se trata de la única bodega de envejecimiento hecha de estaño de la destilería. Tras la abolición de la Ley seca, la destilería necesitaba de la rápida construcción de una bodega con el fin de satisfacer la demanda, por lo que se construyó una, de cuatro alturas y revestimiento de estaño, a la mayor brevedad posible. Se optó por este material porque su proceso de construcción sería más corto que el de una de ladrillo y hormigón.

Dada su proximidad al río y su capacidad de calentar y envejecer el bourbon durante los largos y calurosos veranos, el Coronel Blanton sentía que la Bodega H envejecía el bourbon mejor que cualquier otra de la destilería. La bodega se encuentra más lejos del río que cualquier otra bodega de envejecimiento de la destilería, por lo que maximiza el efecto de las altas temperaturas veraniegas antes de interactuar con el frío rocío que procede del río. La Bodega H también utiliza vapor caliente con el fin de envejecer el bourbon continuamente durante los fríos meses de invierno, favoreciendo así el carácter óptimo del proceso.

El Coronel Blanton solía pedir a sus empleados que extrajeran un par de barricas de la Bodega H para que, de manera pormenorizada, pudiera elegir la mejor y se procediera a su embotellado individual. Las botellas de la barrica en cuestión se repartían a embajadores, dignatarios, autoridades y parientes y amigos cercanos. En la actualidad, el bourbon de barrica única de Blanton todavía procede de la Bodega H, de donde sale buena parte de las mejores barricas de bourbon de la destilería.